Peak Performance

Un cerebro eficiente eleva tus capacidades al máximo

¿Qué es Peak Performance?

Cuando ejercitas tus músculos, te fortaleces. Cuando prácticas algo nuevo como el ajedrez, el piano o aprendes a montar bicicleta, te vuelves mejor en esa habilidad. Esto se debe a que el cerebro, al igual que los músculos, tiene la capacidad de cambiar para adaptarse al entorno.   El neurofeedback es una herramienta que entrena y ejercita nuestro cerebro, de la misma manera que las pesas entrenan los músculos.

Muchos de nuestros clientes provienen del mundo empresarial y los deportes. Ellos buscan formas de optimizar su estado mental y físico para aumentar su rendimiento al máximo. Para ellos es importante la motivación, la concentración, la estabilidad bajo presión y la forma en que se manejan las emociones en los momentos clave. Muchos de ellos tienen problemas relacionados con el estrés. En estos casos, el Neurofeedback puede promover la relajación y mejorar el sueño, ambos elementos esenciales para el rendimiento cerebral a largo plazo, la resistencia y la capacidad de recuperación. Por esto el neurofeedback se está convirtiendo  en un estándar de entrenamiento en los deportes olímpicos y en el mundo empresarial.

Un cerebro eficiente trabaja mejor, con mayor precisión, en menos tiempo.

Tu rendimiento depende de la condición de tu cerebro. Entrenamos tu cerebro para alcanzar el máximo rendimiento!

Beneficios de nuestro entrenamiento Peak Performance

Ejecutivos, Profesionales,  atletas y músicos utilizan el neurofeedback para desarrollar el enfoque, evitando las distracciones durante situaciones clave, aumentando la velocidad de procesamiento y concentrando todas sus energías en la tarea en cuestión. Una función cerebral balanceada conlleva un mayor equilibrio bajo presión, una mejor velocidad de recuperación después de un error y menos “pensamiento rumiante” en los momentos cruciales.  

Un entrenamiento Peak Performance trae mejoras en:

Reporte de un caso

Un director de 62 años de una multinacional, presentaba algunas dificultades con la memoria, problemas de sueño y ansiedad. Tomaba Ativan para calmar  la ansiedad. Como el cliente tenía una agenda de trabajo y de viajes muy ocupada, se programó su entrenamiento para dos fines de semana, entrenando dos veces al día de viernes a domingo. Vemos su mapeo en la figura. El verde representa un funcionamiento normal, el azul representa un bajo funcionamiento (hipoactivo);  el rojo muestra un área donde el cerebro está trabajando demasiado (hiperactivo). Tras el entrenamiento, el cliente observó una mejora en la memoria verbal y la memoria visual. Según su evaluación personal, la atención y la concentración mejoraron y empezó a dormir toda la noche después de sólo cinco sesiones. Después de tres meses, se realizo un seguimiento. Él informó que seguía teniendo un buen rendimiento y agudeza mental. Suspendió la medicación y realizo otras 10 sesiones de entrenamiento.  

En este caso se produjeron importantes cambios eléctricos en el cerebro. A medida que el cerebro se mueve hacia patrones más eficientes, las funciones del cerebro y el cuerpo comienzan a mejorar.

Antes (arriba) y después (abajo), tras 10 horas  de neurofeedback

✓ Club de Fútbol Milano & Real Madrid

 Deportivos Olímpicos Nacionales Canadienses

 ✓ Centro de Entrenamiento Olímpico de EE.UU & Noruega

 ✓ Centro de Entrenamiento de Astronautas de la NASA

 ✓ Centro de entrenamiento Royal College 

 Conservatorio Real de Música de Londres

✓Fuerzas especiales de los EE.UU

 ✓ Entrenamiento de las Fuerzas Especiales de los EE.UU

 ✓ Club de Fútbol El Chelsea

 ✓ La Asociación Profesional de Golf

 ✓ El equipo olímpico de Taiwán

 ✓ Consejo de Deportes Olímpicos de Singapur

✓ Entrenamiento de las Fuerzas Especiales de la Marina de los EE.UU.

✓ La Academia de Entrenamiento de Francotiradores de los EE.UU.

✓ Los Centros de Mejora del Desempeño del Ejército de los EE.UU.

✓ Instituto Wingate de Deportes y Educación Física, Israel

✓ Instituto de rendimiento humano, Fuerzas Especiales de Australia

✓ Academia Militar de West Point

Evidencia científica